Diario

sábado, 13 de diciembre de 2008

Ay mi Miranda

Ayer andaba yo algo mohína porque mi Mirandita no me llamó para el concierto de Amónico Prada en Granada que lo produce Lágrimas de Androide y que corresponde a una serie de conciertos que se llaman "La Música Contada".

No se si me explico. Lo importante es lo que hace un rato ha sucedido. Tengo que compartirlo aunque quería disfrutar en solitario del acontecer, pero bueno, lo compartido cobra una dimensión fantástica.

Suena el teléfono. Una voz me dice: abre la puerta. No, no que la están abriendo. No me queda tiempo, o si, para preguntar quién eres.

De pronto se me enciende la lucecita. ¡Es Miranda! Qué loca. Qué hace aquí. Yo la creía en Granada.

Cuando abro la entrada del apartamento la veo con un preciosisimo ramo de flores. La ale-
gría no me quepe en el pecho. Ja ja ja. Por lo de quepe.

No puede ser. Nos abrazamos como siempre, íntimamente, gozosamente, contentas como niñas ( ella lo es aún por su edad ). No me lo puedo creer.

Ayer estaba mohína contigo, triste, pero algo hay en la atmósfera que... has visto la migración. Pobrecitas las aves luchando a brazo partido contra el viento de cara. Que ramo más maravilloso.

Si si. Toda esta verborrea se me escapaba por la boca. Si, estaba ida perdida con mi amiga tan cerca, tan detallosa, tan sublime como siempre.

Me ha contado lo de ayer en el concierto, que no cabía de gente, de su alegría, de su encuentro con Eva de su preciosa casa. Un carmen Victoria. Te va a encantar. Si, ya me lo dijo Eva.

Como siempre también hemos hablado de mil cosas, de la familia y la preocupación que siente por los más peques. En fin. TREMENDA GOZADA.

Tu sabes Miranda que: ya no concibo la vida SIN TI.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Ni yo sin ti. E.

Gadget

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

Seguidores

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Soy picaflor. Inconstante.Pasional.Buena amistad.