Diario

viernes, 18 de septiembre de 2009

madrugada

El sonido de las olas sacude la madrugada. Es el sonido vivo y ansiado del silencio nocturno.

Viene y va, se acerca al oído apesadumbrado de ruidos diurnos de máquinas y motores.

¡Ah!, cuanto tiempo sin saborear su sal, su música,su movimiento acompasado y libre.

Esa sonoridad como dibujada en una bien delimitada escenografía.
El oído se presta al sonido perfecto, inimitable del mar.

Es la música que estrangula todo ruido y que hacía tanto tiempo que añoraba.
Es la noche de un diecisiete de septiembre de dosmilnueve la que abarca ese sonsonete sabroso de sal en una extravagante condena del
rumor de la autopista.
La marea resuena, se cuela por las ventanas, impregna el pisito y da vida a sus moradores.
Es el mejor de los sonidos, se destaca su ritmo tranquilo, perfecto para iniciarse en la danza.

Gadget

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

Seguidores

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Soy picaflor. Inconstante.Pasional.Buena amistad.