Diario

viernes, 19 de diciembre de 2008

y la mula en el trigo

He perdido un comentario y lo lamento. Porque de veras me importa ,y mucho vuestra opinión. Así que antes de continuar, una vez más gracias.

Lo hago públicamente y en la ventana en la que algún errático o buscador o seguidor y seguidoras que también las hay, me encuentra con más facilidad.

Hoy he recibido el primer mensaje navideño.

Supongo que muchos de nosotros no vivimos la navidad con el auténtico mensaje que implica, y que nos gustaría ser niños de nuevo para vivirla con la misma inocencia.

Nos entretenemos en ello quizás obviando que ni siquiera los niños-todos los niños-tienen ni tendrán jamás la oportunidad de tener unas fiestas felices.

Pero no. Hoy, no.

Hoy vuelvo a las navidades de mi infancia, y me gusta. Vaya si me gusta. Mi árbol ya cuelga en casa. Es posible que no venga a estar conmigo nadie, y sin embargo me gusta verlo. Me gusta imaginar y con ello me labro esa navidad perdida.

Muchas cosas se pierden en el trayecto que forma la vida y no por eso dejamos de tener nuestros momentos de alegría, de risas ya incluso de juegos. Más calmos, eso si. Pesan ya lo iteré mil veces, los años, los kilos, y eso a pesar del agua como quiera que se llame.( Risitas porfi)

Me gusta la navidad por lo que disfrutan los enanos. Porque la gente parece olvidarse un poco de la monotonía.

Y no me gusta por las comilonas ni por los regalos. Ni siquiera soy creyente. Pero insisto, me gusta por los recuerdos gratisimos.

Quién veía a mi padre el día a día no podía creer en la transformación en aquellos días de fiesta.

El trajín del nacimiento, los hermanos buscando musgo y piedras lavadas del río. (Soy la segunda de diez). Los cánticos en casa de los vecinos, de los primos, las visitas a otros belenes. En fin, fiesta sana y alegre.

Me gustaría que os apuntarais a cantarle al vecino, al amigo, ya al desconocido. O al menos desearle de corazón unas FELICES FIESTAS.

2 comentarios:

Atila el Huno dijo...

A mí, sin embargo, la navidad sólo me recuerda que éramos pobres. Desde pequeños nuestra madre se preocupó de ponernos al día sobre el estado de cuentas de la pensión de viudedad de 20.000 pts. Recuerdo que los hermanos nos hacíamos algunos de los juguetes. Yo mismo me hice un madelman de plastilina completamente equipado (¡una pasada!).
Todo aquel mal rollo se me fue cuando leí en algún libro que en la antigüedad estas fiestas eran en honor a Apolo y Mitra y que se celebraba la esperanza del regreso de la Luz y la Vida. Lo que hacemos ahora es una copia perversa de aquello y makeada por el Corte Inglés.
Que la Luz y la Vida se celebren todos los días!, Felicidades todos los días!

tierra dijo...

Hola atila, y quien te dijo que nosotros eramos ricos. Yo recuerdo como algo, muy especial una muñeca. Lo de las fiestas en honor de los dioses griegos no es paragon. Me gusta la navidad por lo expresado. Me alegra empero que nos desees que la "luz y la vida se celebren todos los días" estoy contigo. Lo del C.I. perdona. No le hagas más propaganda. No lo merece. Saludos hunianos.

Gadget

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

Seguidores

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Soy picaflor. Inconstante.Pasional.Buena amistad.