Diario

lunes, 15 de diciembre de 2008

Dicen que...

en Suecia, el país más socialmente avanzado de Europa, es donde más suicidios se cometen.
Me pregunto si el clima influye en esas muertes voluntarias. Lo cierto es que la alegría parece proceder del sol. Cuando este luce nuestro ánimo se transforma, nuestro cuerpo también.

Si es o no cierto lo desconozco, pero si pienso en los desfavorecidos me inclino por el calor, porque el frío en sus circunstancias los hace más frágiles si cabe.

No nos extrañamos de que los indigentes mueran de frío en las calles. Estamos acostumbrados a verlo en televisión.

Yo no se a vosotros, pero a mi me da la sensación de que no les importan a nadie. Ya, incluso hay gente capaz de divertirse asesinandolos. Para esos, no se si denominarlos seres humanos, no significan nada.

Precisamente, en este, especialmente frío invierno-si bien en el calendario aún es otoño-son los que más sufren el rigor de la temperatura. Justo en los días más festivos morirán abandonados a su suerte en cualquier calle de cualquier ciudad. Que cruel puede llegar a ser la vida. Entretanto otros dilapidan fortunas haciendo caso omiso del desamparo de esas personas que, quién sabe lo que los echó a esa vida.

Personalmente conocí a un señor con el que algunos se divertían tirándole restos de pizza donde más sucio estaba para que él los recogiese. Indagué en las cercanías y pude saber que aquel señor había sido un afamado cirujano.

Creo que da para pensar, ya sea por un momento para agradecer lo que tenemos.

Feliz día empero.

1 comentario:

Julián dijo...

La verdad que es penoso eso de reirse a costa de los demas... la vida da muchas vueltas y a saber como acaban esos que ahora se rien de el...

Gadget

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

Seguidores

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Soy picaflor. Inconstante.Pasional.Buena amistad.