Diario

domingo, 30 de noviembre de 2008

El demonio existe

Ya lo he visto en la pantalla del televisor, en las páginas de un periódico, en las páginas de un libro de Cortazar, en nuestra historia de la humanidad, pero anoche, anoche el dolor superó todas esas visiones.

Ese dolor-que nunca será el dolor de esas personas que protagonizan el horror-se me convirtió en bilis, en rabia, en impotencia. No me dejó dormir.

Mientras se sucedían las historias de esas criaturas africanas en la pantalla, la lucha dentro de mi crecía, y a qué negarlo, el odio también.
Por un lado una voz decía, qué necesidad tienes de ver este horror. Por el otro una segunda voz rezongaba, tú ya lo sabes y no puedes remediarlo, una tercera se imponía. ¡Concienciate, concienciate!.

El dolor y todos los demás ingredientes me subían a la garganta, me ahogaban. Un nudo se aferraba a mi estómago, pero mi dolor era, por decirlo de alguna manera imaginario, mientras
que el dolor de aquellos niños y niñas era real.
Para qué seguir. Todos sabemos y todos ignoramos y todos huimos de ese dolor insoportable. Todos menos aquellos que lo viven en su carne propia. Todos aquellos que jamás olvidarán lo que vivieron siendo niños por más inri.

Con ello no justifico en modo alguno los horrores que viven y vivieron los adultos argentinos , chilenos, judíos, comunistas, socialistas ,ya incluso todas las víctimas de cualquier guerra y de cualquier color y religión.

No sé como se llaman esos hombres de África capaces de superar el dolor que infringen. No es de rigor señalar con nombres. Los medios de comunicación, los políticos del mundo los conocen. Para mi, se llaman : DEMONIO.

No hay comentarios:

Gadget

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

Seguidores

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Soy picaflor. Inconstante.Pasional.Buena amistad.