Diario

domingo, 1 de marzo de 2009

Dice el sueño que no quiere venir. Que se va de paseo bajo las estrellas. Que qué hace en una cama ancha aunque no lo suficiente. Dice que él necesita amplías avenidas, playas desnudas de gente, aire incontaminado y luz de luna.

Mi sueño es muy caprichoso. Lo tengo muy consentido y mimado. Debería exigirle que cumpliera con su deber, pero es voluntarioso y aunque se lo dijera maldito el caso que me haría así que decido dejarle hacer.

Que no daría yo por hacer lo mismo que él. Vagar bajo el cielo a mi libre albedrío. Sin preocuparme por nada.

Si lo hago los huesos se quejarán, los pies dolerán y mañana estaría inservible. No. Decididamente no puedo hacerlo. Qué fácil lo tiene el sueño. Antojadizo y voluble cual veleta sin dueño ni amo.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Ojala pudiera llevarte a lomos del sueño hasta la tierra mas al sur, donde el cuerpo no se siente de tanto bailar y la platica con los buenos amigos alcanza la madrugada. Ojala pudiera llevarte volando hasta los torrentes de agua de tu infancia. Ay, amiga luciernaga, pero a soñadoras nadie nos gana.

tierra dijo...

A ese otro anónimo le agradezco su comentario, que más que un comentario es un buen deseo, si nos unimos en nuestro sueños con una sola voz

Gadget

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

Seguidores

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Soy picaflor. Inconstante.Pasional.Buena amistad.