Diario

jueves, 5 de febrero de 2009

No deja de causarme asombro las posturas de las personas. Frente a una niña lapidada trás su violación, hay quién observa que esa niña si hubiese alcanzado una edad, sería una musulmana que no dudaría en ponerse un cinturón lleno de explosivos y...Para que seguir. Todos sabeís lo que esto significa.
No me he detenido a conocer el nombre de la "persona" que tal cosa mantiene. Quisiera incluso que "personas" como ésta no existiesen, pero están ahí, viven entre nosotros y nosotros debemos ser respetuosos con ellas.
Cuesta creer que mientras corren ríos de tinta en dos o tres días todo volverá a la normalidad y que despertaremos de la pesadilla cuando otra niña, otra mujer sea lapidada.
La cuestión ha dado para mucho. Muchos han sido los que han sentido sencillamente compasión con ella y con todas las mujeres del mundo. Porque si esta ha sido lapidada siendo una niña -y no tengo intención de justificar semejante barbarie- la barbarie sigue estando a nuestro lado y, la mayoría de nosotros guardamos silencio.
Ora bien, lo de mezclar políttica con actos como estos y aprovecharlos para vertir hiel contra unos y otros (en especial contra Zapatero) es vergonzante. Y si lo hiciesen contra Rajoy sería igualmente vergonzante.
Es inhumano que aprovechemos hechos tan dolorosos para posecionarnos cuando lo único que debía importanos sería mostrar toda nuestra indignación ante hechos semejantes.
Cómo nos gusta echar leña al fuego contra Palestina. Sería igual que si negasemos que hubo un
exterminio judío. Que también hay quién lo niega.
Al pan pan y al vino vino. Y los israelitas atentan contra un pueblo indefenso y hasta les niega ayuda humanitaria. Esto son hechos y no caben miradas a favor.
"Al Cesar lo que es del Cesar".
Nadie empero se ha manifestado-o yo no lo he leido-sobre el silencio del Vaticano en este asunto. Claro que, no es lo mismo una niña martirizada que otra. De esas otras nos han calentado la cabeza hasta la extenuidad. Y tanto unas como otras sólo sirven para levantar las ampollas de unos colores contra otros.
¡Basta ya de derramar sangre! Esa sangre tiene el mismo color en todos los seres humanos.

No hay comentarios:

Gadget

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

Seguidores

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Soy picaflor. Inconstante.Pasional.Buena amistad.