Diario

jueves, 21 de mayo de 2009

Confieso

Películera tal vez signifique romántica, sensible al hecho de amar. Soñadora e ilusa que, viene a ser lo mismo.

Y a qué negarlo. Si. Soy todo eso.

Hace apenas cinco minutos que finalizó la película "Los Diablos".
He apagado el televisor para poder continuar visualizando desde dentro. Y, no cabe duda; es el amor el que obra los más asombrosos milagros.
Un film francés del director equis, Rugiera.(Esto lo escribo para poder recordar, y darle a Eliezer y a Hector los datos y así tratar de volver a verla, y como siempre olvido los nombres, pues eso).

El negarnos las caricias sigue siendo normal en nuestra existencia. Y es que, las caricias las hemos etiquetado de sanas y malsanas. Y nos lo hemos creído hasta tal punto que rechazamos ambas por si las moscas.

Dicen que a los tontos siempre les da por lo mismo. Esto es por la caricia.

El que ama no distingue una de otra y no la etiqueta ni de buena ni de mala sino como lo que es: una expresión de amor.

Si riegas la tierra, es un acto de amor. Si te deleitas contemplando una cometa, es un acto de amor. Si le sonríes al extraño y al amigo es un acto de amor.
¿Por qué acariciar una flor es distinto a acariciar a una persona? No lo sé.
Si lo vemos en una película habrá quién diga: es sólo película. Y así vamos rechazando caricias, sonrisas y dejándonos morir para que etiqueten todo aquello que acometemos.

No hay comentarios:

Gadget

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

Seguidores

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Soy picaflor. Inconstante.Pasional.Buena amistad.