Diario

jueves, 8 de enero de 2009

sine die

Ayer vinieron los Reyes Magos a casa. Sólo dos pues Baltasar se volvía a Africa por el frío polar que está haciendo en Málaga. (Costa del Sol). Jajaja y requeteja.
Como iba diciendo vinieron dos y traían las alforjas repletas de quesos, vino, jamón de pato, pan de zapata, birritas y cava. Además trajeron un libro mastodóntico y una lámpara para la atalaya.
Nos sentamos a la mesa e hicimos todo aquello que más nos gusta hacer, esto es comer, beber, charlas hasta por los codos, reirnos a mandibula batiente y abrazarnos con cariño hasta llenar el cuerpo y el alma de nuestra amistad. Ni un poro quedó sin alegría y festividad.
Lejos de festejos establecidos, de efusiones anuales, de pasarlo bien poque así está estipulado y datado.
Ni siquiera pusimos música sino la de nuestra algarabía y nuestra risa. Qué mejor dishe que el amigo, que mejor locutora que la amiga. La más entrañable de todas. Mi Miranda, nuestra Miranda.
Así pues pasaron las horas como siempre. En la más íntima comunión entre seres que se respetan y aman. ¿Puede haber algo más entrañable?
Tuvimos un pensamiento para los que nada tienen también. Es un bagage que llevamos puesto hasta en el mejor de los momentos. Precisamente por serlo y, que sin la reflexión, no estaría completo.
Os deseo a todos al menos un amigo o amiga como gozo yo.
Una última cosa. Thiago enhorabuena por tus premios. Bien merecidos. Olé por tí.

1 comentario:

Stanley Kowalski dijo...

Hola! Me alegro que te hayas divertido y lo pasaste bien.

un abrazo.

Gadget

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

Seguidores

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Soy picaflor. Inconstante.Pasional.Buena amistad.