Diario

martes, 6 de enero de 2009

a buen entendedor

Se llamaba Albert y tenía dos hijos. El mayor era músico, el menor drogadicto.

Albert trabajó desde pequeño. La guerra, ya se sabe...

Reunió un buen capital, heredó de sus abuelos y de sus padres tierras a la orilla del mar del Norte.

Jamás estuvo de acuerdo con vender todo y dejarlo en vida a los hijos, pero lo hizo.

Enfermó joven y vivió sus últimos años de una relativamente buena renta porque se fue a vivir al sur de Europa. A un pequeño apartamento de unos alemanes que por cuidar de la casa le rebajaban el alquiler. También hacía otros trabajos. Iba por leña y estudiaba español.

Estudiar español era según decía su trabajo más duro.

Hizo muchas cosas que no quería hacer para evitar confrontamientos en casa.

Decía: así soy yo. Ya lo he propuesto. Nadie ha oido ni me ha hecho caso. Bien. Hago caso yo y que me dejen en paz.

Hacía un pan riquisimo y muy variado. Repartía con sus vecinos aquellos panes. Y con su profesor de español.

Cuando paseaba por el campo mientras su mujer se doraba al sol hablaba con la gente. La gente le regalaba patatas, tomates, pimientos, y toda clase de frutas que el en gran parte convertía en mermeladas y asimismo repartía.

Se prestaba a ayudar en lo que fuera.

Se fue para siempre trás una dura lucha consigo mismo y con su enfermedad. Se fué para siempre trás el hijo drogadicto.

2 comentarios:

Solindonga dijo...

Qué texto tan estupendísimo :) Seguidora soy, inminentemente.

tierra dijo...

Leo tu últtimo texto y me siento anonada y extrañada de que encuentres el mío bueno. Gracias tengo tanto que aprender de ti y otros que me pregunto si algún día llegaré a vuestra altura. Si conseguiré ese optimismo a pesar de lo que nos rodea. Gracias.

Gadget

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

Seguidores

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Soy picaflor. Inconstante.Pasional.Buena amistad.