Diario

miércoles, 16 de marzo de 2011

Querido Diario

Tu sabes que estoy feliz.
Me he pasado casi todo el día hablándote de mi paz interior y de como he hecho participes de ella a todos los seres vivos de esta tierra tan nuestra como maltratada. Metámonos todos y sálvese el que pueda.

Se habla de Japón sin cesar. No es para menos. Al fin y al cabo es la consecuencia de la soberbia humana. Pero, pero pasan cosas en todo el mundo.

Libia, po ejemplo. Es menos morbosa, mas no menos triste. Si triste llamamos al olvido y al fracaso de una causa justa. Y todo eso por motivos menos llamativos como es la causa de un pueblo abandonado a su suerte. Me refiero a Libia.

Libia no es tan sensacional como una catástrofe nuclear.
¡Oh, no!

Sencillamente es un cruce de noticias aterradoras, con la diferencia de que Japón es... más populoso.

La guerra civil libia no.

Nadie habla de petroléo. Ni un solo períodico hace alusión a ello.
Será porque la noticia ya ha sido machacada antes con Irán. ¿O sería con Irak?
¿Sabemos distinguirlas?

La ONU. Gran organización. Especializada en confusión. Y siempre salvaguardada.
Halleluyah, halleluyah, halleluyaaaaah.

Sabes, diario, en mi gran felicidad íntima- y te juro que estoy feliz- te digo que me lo hago encima de toda institución. Ya sea polítca o burócrata. No lo puedo evitar.
Será por lo ineficaz de sus gestiones, por lo superfluo de sus logros, por sus mentiras que, ni a niño logran convencer.

Digamos que es un batiburrillo de todo eso.

No soy, querido diario ninguna lumbrera. Es más ni siquiera tengo el "bachiller elemental"-a buen entendedor...

Querido diario, si los que hacen una tesís de cualquier cosa, resulta que se apean de la tesis y hacen lo que más beneficio les aporta, ¿para qué molestarse en conseguir titulo alguno? Debería bastarnos con echarle cara al asunto. No a cualquier asunto. Eso está claro. Pienso yo.

Si pensara que un filosofo, o un cientifico lo puede ser cualquiera, apañados estaríamos. Aunque de todo se ha visto, u oido. Médicos que no lo son, seres humanos que no lo son.

En fin, que nunca llueve a gusto de todos. Pero. pero te juro, que yo estoy feliz. Y el resto debería importarme un bledo. Pero no lo hace. Nada me importa un bledo. Ni siquiera Gadafi.

Reconozco que no tendría inconveniente verlo colgado del dedo gordo del pie. Eso debe joder menos que lo que él hace con su pueblo.

Y hay tantos Gadafis sueltos, qué jode más todavía.

Para rizar el rizo-sin excusa de redundancia-la complicidad de los mandatarios. Ya sea por omisión o por embuste.

¡Hay que joderse!

Como decía Galeano, mejor dicho, como dice: yo no soy culpable.

Y a está bien de implicar a una sociedad que ellos se inventan.
Sí, se inventan.

No hacen peor labor que la iglesia. Hacen la misma. Echarnos la culpa. Hasta tal punto que llegamos a cargar con algo que no hemos ni querido ni incubado.

La "sociedad" de los cojones, somos todos. Y no tenemos la misma sangre fría que ellos.

La gente llana, diario amigo, no está tan apartada de las desgracias humanas. Nanay.

Como coño va a estarlo si lo vive en sus propias carnes.

Algo huele mal en Dinamarca, diría Chequespeare; una de las glorias del imperio britanico ¿ o no lo era todavía? Que me aspen con eso de los imperios. Cosas de la historia vieja, o de la interpretación que cada historiador quiera o pueda otorgarle.
Querido Diario: me estoy enrollando más de lo permitido.
Ya hablaremos otro día. Y espero qué. en ese día, sea tan feliz como hoy. Buenas madrugadas.

No hay comentarios:

Gadget

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

Seguidores

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Soy picaflor. Inconstante.Pasional.Buena amistad.