Diario

viernes, 9 de abril de 2010

COMO DUELE EL ESMERO

Con cuanto esfuerzo se elabora el esmero. Cuanta ilusión se congela en el corazón cuando la moneda de cambio es la indiferencia, ya la mala fe.

Con cada día que transcurre a la búsqueda de un momento feliz, los más
cercanos- o que creemos más cercanos- no paran en mientes en hacer trocitos esa búsqueda. En destrozarla sin compasión.

Son esos que sólo son capaces de pensar exclusivamente en si mismos. Porque si por un segundo se detuviesen en tener en cuenta a los otros, la luz les iluminaría. Pero no lo son. Arranca desde y para su ombligo. El resultado es tristeza y después, a qué negarlo;ira.

Dicen amar, ensalzan el amor, pero no lo proyectan en los demás.¿ Qué tipo pues de amor es ese.?
Sin duda amor para sí mismos. Y lo más endiablado es, que piensan que aman de verdad a los otros.
Amar no es compartir lo propio, sino compartir lo de los otros, lo de los que decimos amar.

Ayer, nos rompieron la alegría que significa desear compartir ese momento de la tan ardua busca de la felicidad. Y lo hicieron por más inri zahiríendo. Era más grande su razón que la felicidad de los que desearon compartirla.



No hay comentarios:

Gadget

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

Seguidores

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Soy picaflor. Inconstante.Pasional.Buena amistad.