Diario

sábado, 12 de septiembre de 2009

De cumpeaños

Parece de rigor coger una menopea para sacar de uno mismo-por regla mayor- lo peor.

La agresividad, el desprecio por los demás y otras lindezas por el estilo.

Deben llevar una vida muy poco relajada, muy convulsa y desagradable para verse obligados a salir de si mismos a través del alcohol.

Deben tener muy pocos amigos, o ninguno, para comportarse de ese modo. O dicho con otras palabras: pesados, melancólicos y especialmente violentos de palabra.

Cómo añoro los encuentros íntimos con personas capaces de dialogar, narrar, cantar, bailar y ser sencillamente como se es. Sin agresiones y dispuestos en todos esos momentos entregados y felices. Y no como esos otros que le achacan su propia miseria existencial a los demás.

Ya lo hemos comentado los amigos. Esas celebraciones masivas con gente desconocida nos van disgustando más cada vez.

En momentos donde la elección es quasi inevitable, pues bien, la aceptamos, pero sólo en raras ocasiones.

No nos quedan ganas de luchar con gente que se niega a aceptar la vida tal y como es. En sus manos está en parte darle una solución. Desde luego que no de esa manera infantil ya degradada.

Coger una borrachera es algo que surge, pero si se va de buen rollo no ocurre nada. Somos humanos
Distinto es que se te echen encima con llantos o manifestaciones de las que seguro se arrepienten después. Si es que lo recuerdan claro.

En este mes han sido dos encuentros especialmente peliagudos. Hemos salido de ellos diciéndonos nunca mais.

Qué triste acudir al encuentro de otras personas y salir esquilmados.

La risa es una bendición, aprovechadla y usadla cada vez que surja.

No hay comentarios:

Gadget

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

Seguidores

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Soy picaflor. Inconstante.Pasional.Buena amistad.