Diario

jueves, 18 de junio de 2009


Amaneció grís. La bruma ocupa el espacioso firmamento. El ánimo grisea también. Cómo saber en esta niebla donde están los vacíos. Angustia esponjosa, misteriosa. Sé que vivo por morir a veces.

La mirada de acá para allá búqueda incesante.
La oreja percibe los gorjeos de las golóndrinas. Rumores metálicos entre la bruma. El mar se traga el cielo, quizás sea lo contrario. Ha desaparecido el horizonte.

El sur hay que inventarlo, o sencillamente intuirlo. No existen los puntos cardinales. Absorbidos por la masa metalizada que lo ocupa todo todo.

Buscando. Toda una vida búscandome. Preguntando. De haber nacido en otro lugar en otro tiempo; quién sería, cómo sería hasta este cuerpo rodeado de piel. Ya casi pellejo.

No es posoible saber. No es posible saber.

¿Importa? Entre millones de galaxias, de otros mundos...

Creo que debería dejar de preguntar. ¡Es tan obvio!

1 comentario:

tierra dijo...

Estoy encantada con eses caracteres tan misteriosos como difíciles de plasmar. Sé feliz y gracias sea lo que sea que digas.

Gadget

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

Seguidores

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Soy picaflor. Inconstante.Pasional.Buena amistad.