Diario

lunes, 13 de abril de 2009

Pintor que pintas con amor

Decir que estoy cansada sería mentir. Estoy semi muerta. No me importa que digan que los andaluces somos exagerados. Es la purita verdad.
Resulta que me he metido a pintora de brocha gorda, y si lo de los pinceles no va absolutamente conmigo, lo que es la brocha gorda, tampoco. Así que estoy para ponerme en remojo. Tengo colores hasta en el cielo de la boca, los dedos en carne viva. Porque claro está que tenía que tapar agujeritos, rellenarlos, lijarlos y todos esos pequeños trabajos que hay que hacer.
No puedo cerrar las manos, de hinchaditas que están. Y todo esto con trabajo doble y triple. Ya se sabe: la técnica. Justo esa que ignoro. Es lo mismo que cuando me metí en una capea y ...para qué contar. No me dejó la vaquilla ni un trocito vivo de pellejo.
Pues con la pintura me ocurre idem de lo mismo.
Quién me mandará a mí, meterme en camisa de once varas. Creo que ésta vez he escarmentado para el resto de mi vida.
Claro que me pregunto ¿para que soy buena yo? La respuesta es desalentadora.
¡Ay qué dolor de chiquilla! No sirves pá ná, no sirves pá ná, no sirves pá ná. Canta a la
vida...
Como si yo no tuviera alegría de vivir. En qué lios me meto mon Dieu.
Cuando termine voy a estar tres días minimo tocándome la bartola. En eso si que soy
un as.

No hay comentarios:

Gadget

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

Seguidores

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Soy picaflor. Inconstante.Pasional.Buena amistad.